Saltar al contenido

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021: ya llegó el híbrido enchufable

Es cómodo, es refinado, es barato de usar y viene a tope de equipamiento. ¡Bien!

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Esta es la primera prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021. O más bien la toma de contacto, porque hemos tenido el privilegio de ponernos al volante del Toyota RAV4 híbrido enchufable durante un par de horas en su presentación nacional. Un SUV japonés que llega al mercado con una autonomía eléctrica mejor que la de sus rivales y con un equipamiento de serie muy, pero que muy amplio.Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

De hecho, me atrevería a decir que estamos ante uno de los mejores coches con etiqueta CERO de la DGT. Porque en este análisis del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid vas a caerte de la silla cuando sepas la potencia que entrega su sistema de propulsión híbrido enchufable. Pero dejémonos de líos y vamos a lo que importa. ¿Cómo va? ¿Merece la pena?

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Tan robusto como siempre

La quinta generación del Toyota RAV4 se caracteriza por disponer de unas líneas contundentes. Lo miras y destila robustez debido a unas líneas con muchos ángulos. Sus medidas son de 4,60 m de longitud, por 1,86 m de anchura y 1,69 m de altura. Por otro lado, su distancia entre ejes llega hasta los 2,69 m, un dato muy bueno y que redunda en un buen espacio interior.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

La parrilla frontal resulta muy grande y los faros están en sus extremos laterales. Por otro lado, tanto la línea de cintura como los pasos de rueda están muy marcados. Estos últimos tienen una forma algo más cuadrada de lo habitual, y disponen de las típicas protecciones plásticas. Mientras tanto, lo más llamativo de su zaga son las salidas de escape a la vista, una línea cromada que une los grupos ópticos y un techo que puede ir en un color que contraste con el resto de la carrocería.

Bien hecho por calidad y ajustes

En el habitáculo me han llamado la atención los asientos. Son muy cómodos y en esta versión se encuentran tapizados en un cuero muy placentero. Y sin haberlo preparado, me ha salido un pareado. Además, esta variante viene con costuras y detalles en rojo de serie. El volante tiene un aro grueso y un diámetro justo. Por su parte, la consola central cuenta con una disposición lógica de los mandos: todo está en su sitio.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Me gusta mucho que mantenga botones físicos tanto para el sistema de audio como para el de climatización. Además, la pantalla multimedia del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid de esta prueba tiene un tamaño mínimo de 8 pulgadas, pudiendo ser de 9 en las versiones más equipadas. Por supuesto, incorpora conectividad tanto con Android Auto como con Apple CarPlay. El manejo es sencillo y tiene una muy buena visibilidad.

En general, todos los ajustes parecen muy sólidos, así que lo normal es que aguante muy bien con el paso del tiempo. Los materiales utilizados en el habitáculo son de notable alto, con muchas de las zonas tapizadas y muy mullidas. Asimismo, el espacio en las plazas traseras es muy bueno para dos adultos, y en ocasiones hasta tres podrían ir cómodos.

Y eso que la batería se sitúa debajo del piso (por fuera del habitáculo) y le resta algo de altura para las piernas de sus pasajeros. Nada destacable dado que el espacio sobra, pero sí que pierde algo y es justo decirlo. Su maletero, por cierto, tiene una capacidad de 520 litros en esta variante híbrida enchufable, 60 menos que en el híbrido estándar.

Motor del Toyota RAV4 híbrido enchufable

Pero vamos con su sistema de propulsión, que es lo verdaderamente atractivo de esta prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid. Está formado por un motor de combustión atmosférico de gasolina de 2.5 litros y por otros dos eléctricos, uno alojado en cada eje. Por supuesto, tiene tracción a las cuatro ruedas, gestionada a través de una transmisión e-CVT de variador continuo.

En total son (ojo) 306 CV de potencia conjunta, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6 segundos y alcanzar una velocidad punta de 180 km/h. Su batería tiene 18,1 kWh de capacidad y le permite recorrer hasta 75 km en modo completoamente eléctrico. Así que sí, la autonomía eléctrica del Toyota RAV4 híbrido enchufable es sobresaliente.

Uno de los grandes puntos positivos en relación a esto es que permite circular hasta a 135 km/h sin tirar del motor de combustión. Y como en España la velocidad máxima está limitada a 120 km/h… (guiño, guiño). Esto le lleva a registrar un consumo medio homologado de 1,0 l/100km y unas emisiones de 22 g/km de CO2. Una ridiculez.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid: ¡a conducir!

Nada más empezar a conducir hay algo que sobresale entre todas sus características. ¡Qué comodidad! Es espectacular. El filtrado de irregularidades de la suspensión es sobresaliente. Para colmo, desde Toyota nos han explicado que han metido más aislamiento acústico, por lo que incluso a velocidades altas por vías rápidas no vas a escuchar ni a sentir prácticamente nada.

De hecho, el disponer de una transmisión de variador continuo debería lastrarle en este sentido, ya que son ‘cambios’ que al acelerar suenan muchísimo, como una cortacésped. Pero he de reconocer que este e-CVT es muy silencioso. Mucho más que, por ejemplo, el de nuestra prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid. Si le pisas a fondo sí que suena, pero como cuando reduces marcha al subir un puerto de montaña. Enseguida se regula y… silencio de nuevo.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Ahora bien, uno de mis aspectos preferidos es el comportamiento dinámico. Vale, es un SUV y no precisamente ligero. Pero si tienes en cuenta que no es un vehículo con el que irte de tramo… oye. Va muy bien. El paso por curva es noble y el balanceo de la carrocería, reducido. Tiene mucha estabilidad, y buena culpa de ello la tiene la posición de las baterías. Se le nota asentado, con empaque.

Por supuesto, con semejante ‘chorro’ de potencia tienes disponible una manada de caballos bajo el pie derecho, así que no echarás de menos empuje en ninguna situación. Cabe destacar también que cuenta con varios modos de gestión del sistema eléctrico (usa solo el eléctrico, ahora no, ahora automático…) y de conducción. Entre estos últimos hay un modo Trail para hacer offroad que me hubiera gustado probar algo más en serio, pero promete.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Un último apunte sobre una pregunta que flota en el ambiente. ¿Cuánto tarda en cargarse el Toyota RAV4 Plug-In Hybrid? Pues bien, en una toma de casa convencional de 10 A y 230 V, unas siete horas y media. No obstante, en un enchufe de 32 A el tiempo se reduce hasta las aproximadamente dos horas y media. Razonable, ¿no crees?

Acabados y precios

El precio del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid comienza, sin aplicar ningún tipo de rebaja, en 49.500 euros para el acabado Advance. En caso de escoger el Style Plus la cantidad mínima sube hasta los 58.350 euros, una cantidad bastante respetable. Cualquiera de las opciones viene con cambio automático y tracción 4×4. Eso sí, el equipamiento de serie es amplísimo.

De esta manera, cualquiera de los dos niveles incluyen, de serie, elementos como asistente de mantenimiento de carril, pantalla táctil multimedia de 8 pulgadas con conectividad Android Auto y Apple CarPlay, control de crucero adaptativo con limitador de velocidad, faros Bi-LED frontales y LED traseros, frenada automática de emergencia con detección de peatones y ciclistas, acceso sin llave y arranque por botón o llantas de aleación de 19 pulgadas.

Conclusión de la prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid

Pues hasta aquí la primera toma de contacto y prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid. Un coche cuyo principal uso es familiar debido a su comodidad. Desde mi punto de vista, tiene varios valores añadidos que no hay que pasar por alto. El primero es su autonomía eléctrica, que resulta superior a la de su competencia media. Pero por mucho. Ahí tiene bastante ganado.

Prueba del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid 2021

Además, ostenta la etiqueta CERO de la DGT en el parabrisas, lo cual también está genial. Y no nos olvidemos de la potencia, algo que a mí me ha parecido capital a la hora de formarme una opinión del Toyota RAV4 híbrido enchufable. Para terminar, creo que está muy bien construido y que dispone de muchísimo equipamiento de serie. Sin duda, un candidato a tener muy en cuenta.

Nota HolyCars: 8.

Ficha técnica del Toyota RAV4 Plug-In Hybrid

  • Medidas (largo/ancho/alto): 4.600/1.855/1.685 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 5.
  • Maletero: 520 litros.
  • Peso: 1.910 kg.
  • Combustible: gasolina y eléctrico.
  • Motor: 2.487 cc.
  • Potencia: 306 CV.
  • Par motor máximo: 194 Nm.
  • Cambio de marchas: automátivo de variador continuo.
  • 0 a 100 km/h: 6,0 segundos.
  • Velocidad máxima: 180 km/h.
  • Consumo de combustible en ciclo combinado: 1,0 l/100km.

Galería de imágenes