Saltar al contenido

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020: ¿con el motor 2.0 TDI 150 CV, es mejor el diésel?

Depende de mucho de tu uso: si vas a hacer muchos km, no hay duda de que es mejor.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Lo reconozco: después de haberle metido mano al Tarraco de gasolina me apetecía mucho poder hacer la prueba del Seat Tarraco TDI 2020. Los SUV medianos y grandes son una de las pocas excepciones en las que defiendo fervientemente un motor diésel. Pienso que el mayor par motor que le aporta un propulsor de estas características casa más con lo voluminoso y pesado de un coche de este segmento. Le sienta como un guante.Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

Pero lo cierto es que el TSI de 190 CV me convenció. Ahora bien, con el 2.0 TDI de 150 de esta prueba, el SUV de representación de la firma de Martorell va como la seda. Tiene algo más de par que el de gasolina, y consume considerablemente menos combustible. ¿Mis opiniones del Seat Tarraco TDI? Estupendas. Pero déjame que te cuente de manera un poco más detallada por qué tengo esa percepción.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Robusto, y a la vez fino

Con respecto a la unidad que ya tuvimos, no cambia prácticamente nada por fuera. Al ser también el acabado Xcellence, el más lujoso de la gama, el Tarraco TDI tiene detalles chulos como algunos elementos cromados, la parrilla frontal por ejemplo, o unas llantas de 19 pulgadas opcionales. Además, este color dorado opcional, a mi juicio, le queda muy bien.

Me gusta mucho su línea de diseño, que ha iniciado un nuevo lenguaje visto en el Ateca, y hasta en nuestra unidad de la prueba del Seat León Sportstourer 2020. Incluso en los Cupra, como el Formentor. Los faros delanteros tienen una firma luminosa LED muy chula que le dan apariencia deportiva al ser finitos, y en la zaga llama la atención un recurso cada vez más de moda como es el de unir los grupos ópticos a través del portón trasero.

Un interior de categoría

Por dentro, lo primero que me encuentro en esta prueba del Seat Tarraco 2.0 TDI 150 CV son unos asientos muy cómodos y con tapicería de cuero. El del conductor es regulable eléctricamente y junto con los reglajes de la dirección permite encontrar una postura de conducción perfecta. Eso sí, siempre elevada, como buen SUV. ¿La consecuencia? Una visibilidad estupenda.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Los espejos son grandes y me gusta mucho el detalle de que el retrovisor interior no tenga bordes. Le da un apariencia premium. Los mandos están muy bien distribuidos en la consola central y la pantalla multimedia, de 8 pulgadas, responde rápido a las órdenes táctiles, tiene unos gráficos claros y conectividad Android Auto y Apple CarPlay. La instrumentación es digital, con una exposición de datos muy clara, cuenta con tres configuraciones.

La calidad general del habitáculo es de notable. Por la parte superior del salpicadero hay materiales blanditos y agradables a tutiplén. Si bajas un poco, los plásticos son más duros, pero transmiten una solidez muy alta. Luego hay detalles muy positivos a tener en cuenta. Te lo explico rápido en dos ejemplos: tiene muchos huecos, y muy grandes. Pero el hecho de que el que hay en las puertas esté tapizado me parece algo, de nuevo, de coche de calidad.

Además, no puedo pasar por alto que, al revés de la tendencia generalizada últimamente, en este coche el negro piano escasea. ¿O debería decir ‘escaSeat’? (perdón). ¡Muy bien, Seat! Y en el salpicadero, por ejemplo, dispone de una moldura de símil de madera, que da una sensación mucho más limpia y resistente. Por cierto: incorpora un cargador inalámbrico para teléfonos móviles, lo cual resulta muy útil.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Y por supuesto, mucho espacio. Pero mucho

Una de las cosas que más me ha convencido en la prueba del Seat Tarraco TDI 2020 ha sido su amplitud en las plazas traseras. Si van dos personas detrás, el espacio es superlativo. De diez. Ya puedes medir más de 1,95 m de altura, que vas a caber igual de bien. Además, si incluyes el techo solar practicable en la ecuación, el extra de luminosidad aporta todavía más sensación de libertad.

Por otro lado, el maletero se merece un capítulo individual. Tiene apertura y cierre eléctricos, y se puede ejecutar esta acción desde el asiento del conductor o pasando el pie por debajo del paragolpes. Además, cuenta con un montón de utilidades, como ganchos o agarraderas. Y son 760 litros de capacidad, ojo. Si abates la fila posterior, que tiene incluso un acceso directo desde la plaza central (gran detalle), crece hasta los 1.920 litros. Sublime.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020: ¡a sus mandos!

En cuanto a comportamiento, quiero centrarme en cómo va y en saber qué motor es el más interesante para este coche. Debes saber que el que ya probamos era un 2.0 TSI de 190 CV y 320 Nm de par motor máximo, mientras que este es un 2.0 TDI de 150 CV y 340 Nm. Esa es la primera diferencia, y es que a pesar de tener 40 CV menos se le nota un coche algo menos perezoso gracias a varios aspectos.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Para empezar, pesa 1.687 kg, por los 1.808 kg del Tarraco de gasolina que probamos. Además, su cambio es manual de seis velocidades, y no el automático DSG de siete. Cierto es que con el de doble embrague puedes cambiar secuencialmente mediante las levas y que es más cómodo, pero yo lo prefiero manual. Siento que tengo mayor control sobre el coche. Además, este tiene un tacto excelente, con inserciones muy marcadas y recorridos cortos. Un punto a favor con respecto a sus rivales.

El peso también influye en el consumo y en su comportamiento, claro. Homologa una media de 5,8 l/100km, y la verdad es que en una conducción normal no es difícil acercarse y mucho, ya que ronda los 6,5 l/100km si no le aprietas demasiado. Y este no es un coche para eso. Además, ya lo dije en su momento y me reafirmo: modelos similares a este y de precio parecido, como el del Nissan X-Trail, ni siquiera sueñan con un comportamiento dinámico tan bueno.

Viene a ser un poco como el León en su segmento. Presume del sello de agilidad que tienen todos los Seat. En cualquier caso, el Seat Tarraco TDI de esta prueba es un coche adecuado para recorrer largas kilometradas sin acabar cansado. Sorprende la buena puesta a punto del chasis y su simbiosis con la suspensión. Porque aun siendo un coche de 1,66 m de altura, su estabilidad en curva es muy alta.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Sin embargo, no pienses que te vas a dejar la espalda en un badén. A ver, entiéndase, no es un Bentley… pero se trata de un modelo muy cómodo capaz de tragarse muy bien los baches. La dirección es muy manejable, ya que pesa poco. Lo que no puedes esperarte es una comunicación fiel de lo que está pasando bajo las ruedas. Es normal, el enfoque de este coche es familiar y lo lógico es ir tranquilo con él.

De hecho, el aislamiento es muy bueno, tanto de rodadura como del ruido del viento. Y resulta cómo para ir por la ciudad… siempre que no tengas problemas en manejar a diario un coche de 4,74 m de longitud y 1,84 m de anchura. En cualquier caso, te lo pone fácil, ya que tiene muchísima tecnología.

En este acabado Xcellence hay ayudas a la conducción por un tubo, como control de crucero adaptativo, asistente de aparcamiento, frenada automática de emergencia, avisador de ángulo muerto… Y no solo eso, sino que también existen comodidades relativas al confort, como asientos calefactables, climatizador de dos zonas, pantalla multimedia de 8 pulgadas, etc.

Prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Conclusión de la prueba del Seat Tarraco TDI 2020

Tras realizar la prueba del Seat Tarraco TDI 2020, mi pensamiento se reafirma: el diésel es el combustible que mejor se combina con un modelo así. Creo que la marca española ha vuelto a dar en el clavo con su nuevo modelo de representación. ¿Que a la gente le gustan los SUV? Pues le damos un SUV. El Seat Ateca de nuestra prueba ya era grande, pero es que este lo borda en cuanto a espacio. Sobra.

La alternativa de siete plazas también está muy bien, pero si no necesitas esos dos asientos extra, te recomiendo que elijas esta configuración. A pesar de su longitud y anchura es manejable, algo a lo que también ayuda su tecnología, como por ejemplo las cámaras de aparcamiento o su aparcamiento automático. Pero lo que más me ha gustado, amplitud aparte, es su comportamiento y su consumo. Máxime cuando tiene un precio tan ajustado en relación a lo que ofrece. ¿Mi opinión del Seat Tarraco TDI 2020? La mejor.

Nota HolyCars: 8,5.

Ficha técnica

  • Medidas (largo/ancho/alto): 4.735/1.839/1.658 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 5.
  • Maletero: 760 litros.
  • Peso: 1.687 kg.
  • Combustible: gasolina.
  • Motor: 1.968 cc.
  • Potencia: 150 CV.
  • Par motor máximo: 340 Nm.
  • Cambio de marchas: manual de seis velocidades.
  • 0 a 100 km/h: 9,8 segundos.
  • Velocidad máxima: 202 km/h.
  • Consumo de combustible en ciclo combinado: 5,8 l/100km.

Galería de imágenes