Saltar al contenido

Prueba del Hyundai i20 2021: ¿la nueva referencia dinámica?

Si este va como va, el N será una 'bomba'.

Prueba del Hyundai i20 2021

Tengo muchas expectativas en esta prueba del Hyundai i20 2021. No lo niego: como buen amante de la conducción divertida el futuro Hyundai i20 N 2021 me ha despertado mucha curiosidad. Para mí, una condición sine qua non en un coche es que te pueda sacar una sonrisa al volante cuando te apetezca. Y si en algo ha mejorado la tercera generación de este utilitario coreano es en su comportamiento dinámico. ¡Bien!Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

Es por eso que mi opinión del Hyundai i20, en términos generales, es muy buena. Es equilibrado, pero tiene un puntito rebelde que se agradece. Y en el resto de apartados es un modelo utilitario con el que puedes moverte como pez en el agua en la ciudad, tecnológico y con un espacio más que razonable. ¿Se convertirá en uno de los mejores urbanos deportivos? El tiempo lo dirá. Pero mientras tanto, déjame que me explaye un poco más con él.

Antes de seguir quiero dar las gracias a Maven Motor, concesionario oficial de Hyundai en la provincia de Badajoz, por habernos cedido esta unidad de pruebas.

Prueba del Hyundai i20 2021

Original es un rato

Lo primero es lo primero. Y está claro que este asiático ha cambiado radicalmente. Entra por los ojos. Ahora tiene una parrilla frontal enorme con una firma luminosa LED nueva. Además, las formas están muy marcadas y se muestra como un coche musculoso. De hecho, tanto en el propio capó como en el resto de la carrocería se pueden apreciar las líneas de tensión de una forma bastante clara.

En cuanto a medidas, el Hyundai i20 2021 de esta prueba es más bien pequeño. Cuenta con una longitud de 4,04 m, por 1,75 m de anchura y 1,45 m de altura. Por su parte, la distancia entre ejes o batalla crece hasta los 2,58 m. La del Volksagen Polo GTI (prueba) es 3 cm más corta, lo cual me parece bastante sintomático teniendo en cuenta que estamos hablando de una de las referencias de su segmento.

Prueba del Hyundai i20 2021

Las llantas de 16 pulgadas de esta versión, que vienen incluidas en el equipamiento de serie, me parece que le quedan muy bien. Pero en donde más diferencia hay es en la zaga, que es muy llamativa. Tiene unos grupos ópticos unidos en el centro del portón e incluso se adentran en la parte lateral. Además, hay detalles que le hacen un coche muy pintón, como una parte negra bajo la luneta o un difusor en la zona más baja.

Mucho plástico duro, pero buen aspecto, ajustes y ergonomía

Por dentro quiero destacar, primero, la sensación que ofrece. Es verdad que está lleno de plásticos duros. Están por todos lados, no hay casi ninguna superficie medianamente mullida. Sin embargo, se nota que está muy bien ensamblado; es decir, es un coche al que no le deberían aparecer grillos. Y visualmente, además de al tacto, resulta muy atractivo. He de reconocer que no me disgusta a pesar del uso masivo del plástico duro.

Nada más cerrar la puerta te das cuenta del buen aislamiento que tiene. Detrás del volante, que cuenta con un diseño muy original, luce una pantalla digital de 10,25 pulgadas para la instrumentación. En función del modo de conducción que elijas, Eco, Comfort o Sport, cambia el aspecto de los relojes. En cuanto al infoentretenimiento hay un display de 8 o de 10,25 pulgadas con un manejo muy intuitivo, rápido y conectividad total.

Prueba del Hyundai i20 2021

Los asientos me han sorprendido mucho. Son muy cómodos, tanto por los lumbares como en la banqueta la superficie está muy mullida. Sin embargo, cuenta con un agarre suficiente y la firmeza para que no te derrames en ellos al trazar curvas. Eso sí, la regulación es manual. Y el volante también da muy buena sensación, con un aro no demasiado grande por diámetro pero sí grueso.

En la consola central hay botones físicos para manejar ciertas funciones, así como para manejar el sistema de climatización. Delante del pomo del cambio de marchas, que se encuentra en una ubicación perfecta (se nota que la ergonomía está muy trabajada), está el selector de modos de conducción. Por último, los huecos, grandes en las puertas, con carga inalámbrica para el móvil delante del cambio y en el reposabrazos, que es algo más angosto.

Detrás y en el maletero, cumple

Para acceder a las plazas traseras la apertura de la puerta es muy grande, lo cual deja un hueco bastante majo y facilita la accesibilidad. Una vez dentro, los asientos vuelven a ser muy cómodos. El espacio ha aumentado y mucho, y por piernas y cabeza creo que alguien de hasta casi 1,90 m de altura podría acomodarse sin demasiados problemas. La plaza central sigue siendo cómoda por mullido, pero no por anchura. Ahora bien, no hay reposabrazos central.

Prueba del Hyundai i20 2021

Lo que sí que hay es un hueco para dejar el teléfono y una toma USB para cargarlo. Y en el maletero la boca de carga es amplia y son 352 litros de capacidad. Es uno de los mejores de su categoría en este sentido. Además, las formas interiores son regulares y cuenta con alguna agarradera extra para sujetar la carga. Si necesitas más espacio, en cualquier caso, puedes abatir los asientos en disposición 60/40 y te queda un suelo de carga casi plano.

Prueba del Hyundai i20 2021: ¡qué bien va!

Al volante es muy cómodo, tanto por asientos, que son mullidos pero hasta sujetan bien en las curvas, como por suspensiones y puesta a punto. La dirección es muy directa y obedece enseguida a lo que le dices desde el volante. Hasta es relativamente comunicativa, aunque su asistencia es muy alta. Pero eso hace que sea un coche fácil de aparcar, especialmente con la cámara de marcha atrás, que se ve muy bien.

El motor en esta prueba del Hyundai i20 2021 es un bloque sobrealimentado TGDI de un litro y tres cilindros. Desarrolla 100 CV de potencia y 172 Nm de par motor máximo, y puedo dar fe de que es más que suficiente para mover los aproximadamente 1.150 kg que pesa este coche. Ese es un punto importante, ya lo dijo Colin Chapman: no me multipliques la potencia, divídeme el peso. Dicho y hecho.

Prueba del Hyundai i20 2021

Su aceleración es de 10,4 segundos en el 0 a 100, y la velocidad punta es de 188 km/h. La gran sorpresa es que se trata de una mecánica micro híbrida. Cuenta con un sistema eléctrico de 48 voltios que no mueve al coche por sí mismo, pero que ayuda a reducir el consumo de combustible. De media registra 5,1 l/100km, y no está demasiado alejado de la realidad, pues se mueve en torno a los 5 largos o 6 y poco.

No obstante, lo que más me ha gustado es que es muy reactivo. A su dirección se le suma el tacto del acelerador, que en cualquiera de los modos de conducción reacciona instantáneamente. ¿Turbo lag? Creo que este coche no sabe de qué le hablas. Esto hace que sea divertido y que ya babee solo de pensar en el i20 N. La realidad es que estoy ante uno de los modelos más ágiles de todo el segmento de coches utilitarios.

Por último, el cambio de marcha. Tiene cierto regustillo a plástico, pero sus inserciones son muy precisas. No es de sobresaliente, pero me gusta. Además, en el modo de conducción más deportivo te hace el punta tacón de manera automática al reducir marcha. Preferiría hacerlo yo mismo, pero si no estás muy ducho en el tema es algo muy útil. Y en los modos Eco y Comfort también funciona de manera agradable.

Prueba del Hyundai i20 2021

Motores, acabados y precio del Hyundai i20

Y llegamos a la mejor parte: sus tarifas. El Hyundai i20 de esta prueba es uno de los destacados del segmento por calidad precio, ya que puedes llevarte a casa uno desde 12.390 euros. Y por unos 14.000 uno microhíbrido con un equipamiento de serie bastante completo. Los acabados se dividen en Essence, Klaas, Tecno, Style y Stylux.

Por su parte, los motores disponibles son todos de gasolina, con 84, 100 y 120 CV, estos dos últimos con posibilidad de hibridación suave. Además, puedes elegir cambio automático. Pero falta algo, ¿no? ¡Claro! ¡La versión deportiva N! Llegará muy pronto con 204 CV bajo el brazo… ¡qué ganas de probarlo! ¿Será un digno rival del Ford Fiesta ST (prueba)?

Conclusión de la prueba del Hyundai i20 2021

Podría decir, por tanto, que la prueba del Hyundai i20 2021 ha terminado de manera satisfactoria. Este coche nunca ha sido un superventas, y en esta tercera generación está preparado para atacar a los TOP del segmento. Me refiero, sobre todo, a Ibiza, Polo y Fiesta. Los dos primeros, más equilibrados, mientras que el tercero es el que tiene un mejor comportamiento. Tiene lo mejor de ambos mundos, y solo espero que el no decantarse claramente hacia uno de los dos lados no le penalice.

Prueba del Hyundai i20 2021

Porque mis opiniones del Hyundai i20 son mejores de lo que me esperaba antes de ponerle las manos encima. Sin ser el mejor por espacio detrás, va bastante bien. Eso sí, el maletero es grande. La tecnología es abrumadora e incluye sistemas poco vistos en la categoría, como la conectividad sin cables o la micro hibridación. Y dinámicamente va muy bien. Lástima de un habitáculo algo mejorable en cuanto a calidad, que no ajustes. Ahora bien, la nota general es de notable alto.

Nota HolyCars: 8

Ficha técnica

  • Medidas (largo/ancho/alto): 4.040/1.750/1.450 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 5.
  • Maletero: 352 litros.
  • Peso: 1.165 kg.
  • Combustible: gasolina microhíbrido.
  • Motor: 998 cc.
  • Potencia: 100 CV.
  • Par motor máximo: 172 Nm.
  • Cambio de marchas: manual de seis velocidades.
  • 0 a 100 km/h: 10,4 segundos.
  • Velocidad máxima: 188 km/h.
  • Consumo de combustible en ciclo combinado: 5,1 l/100km.

Galería de imágenes