Saltar al contenido

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel: micro híbrido es mucho mejor

Consumos de risa y comodidad, tecnología y calidades muy destacables.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Esta prueba del Ford Kuga 2021 diésel micro híbrido demuestra que la electrificación también casa bien con el gasóleo. De hecho, si lo que buscas es ahorrar combustible en tu día a día, pocas opciones mejores se me ocurren. Y eso, en un vehículo de planteamiento cómodo, práctico y familiar como este le hace brillar todavía más. Porque no nos engañemos: de entre todos los SUV compactos que hay pocas alternativas mejores se me ocurren.Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

Sí, estás en lo cierto. Las opiniones del Ford Kuga que he extraído tras llegar a las conclusiones después de ponerme a sus mandos son excelentes. En las siguientes líneas te cuento por qué esto es así. Porque detrás de esa cara de ‘Focus sobredimensionado’ se esconde un SUV con todas las letras. Un vehículo que cumple en prácticamente todos los aspectos.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Mucho más que un Focus grande

¿Conoces el Focus? Pues la estética del nuevo Kuga es como la del Focus, pero con esteroides. Más grande y más alto, pero con formas parecidas. En el frontal destaca una parrilla muy grande y una firma luminosa LED nueva, con faros redondeados. Sin embargo, los paragolpes son musculosos, con formas marcadas en esta versión ST Line X. Y por cierto, las llantas de esta unidad son de 18 pulgadas. Le quedan genial: ni muy grandes, ni muy pequeñas.

El vehículo en sí es bastante grande, con una longitud de 4,61 m, una anchura de 1,88 m y una altura de 1,66 m. Al ser tan largo, su distancia entre ejes es muy buena, con 2,71 m. En la zaga se diferencia algo más del resto de modelos de Ford y tiene personalidad propia. Cuenta con un pequeño spoiler sobre la luneta y tiene un aspecto anguloso que le da robustez. Pero sin duda, si hay un detalle que me gusta es que los escapes son reales, como los de la prueba del Ford Puma. Es un punto muy positivo de los Ford.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Buenas sensaciones de calidad interior

El interior de esta prueba del Ford Kuga 2021 diésel recuerda muchísimo al de otros modelos de la marca. ¿La diferencia? Este está más estirado a lo ancho, algo que también le pasa al Focus con respecto al Fiesta y al propio Puma. Los asientos son comodísimos y el del conductor es regulable eléctricamente. Encontrar una postura de conducción que te guste es fácil gracias a todas las regulaciones que tiene, y siempre vas a ir muy alto, lo que favorece la visibilidad. En este sentido es un SUV con todas las de la ley.

La instrumentación es completamente digital y cambia de color en función del modo de conducción que elijas. Mientras tanto, la pantalla multimedia tiene conectividad total con Android Auto y Apple Carplay, y es de 8 pulgadas. Su posición es estupenda, si bien sobresale del salpicadero más de lo que me gustaría. Ahora bien, es rápida, tiene buenos gráficos y el sistema de reconocimiento de voz funciona bastante bien.

Me gusta también que haya botones físicos. Los justos y necesarios: bajo la pantalla están los relativos al sistema de audio, que por cierto es un Bang & Olufsen de mucha calidad, y en una posición inferior, los de la climatización, justo debajo de las salidas. En el habitáculo hay muchos huecos, y además muy grandes. En las puertas, al lado del freno de mano, que es eléctrico y por botón, en el reposabrazos central o en la guantera.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Aunque si hay alguno que destaca sobre los demás es el de la consola central, con cargador inalámbrico para móviles y un pequeño espacio para dejar, por ejemplo, las llaves o la cartera. Además, quiero destacar la calidad de fabricación con la que cuenta este coche. La parte superior del salpicadero es muy agradable y los plásticos duros son residuales. Asimismo, casi todas las zonas que hay a mano están tapizadas y cuentan con un tacto excelente.

Un buen ejemplo es el pomo del cambio de marchas, con los laterales blanditos. Detallazo. Como el volante, que es mullido y con un diámetro perfecto en todo Ford que sea ST o ST-Line. Tampoco hay el odioso negro piano por ningún lado. Y en cuanto a los ajustes, son bastante sólidos y dan la sensación de aguantar bien el paso del tiempo. Se nota que la nueva generación de modelos de Ford se está tomando en serio subir el nivel en este sentido.

Grande, muy grande

Las plazas traseras son enormes. El espacio para las rodillas y para la cabeza es superlativo, y creo que alguien de unos 2 m de altura podría acomodarse sin problemas. Otra cosa es ir tres pasajeros detrás, lo cual no veo tan recomendable. Es verdad que supera la media del segmento por anchura y que la amplitud para los pies no está mal. Pero el respaldo no es demasiado mullido y al final es mucho mejor ir dos personas.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Eso sí, cuenta con un montón de compartimentos, como en las puertas o en el respaldo de los asientos, y también con salidas de climatización y hasta una toma de enchufe convencional. Y por cierto, la banqueta es regulable hacia adelante o atrás, por si necesitas más o menos maletero. Un maletero que cuenta con una capacidad de al menos 475 litros, ampliable hasta los 645. Y si abates la fila posterior, llega hasta los 1.534 litros.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel: ¿qué tal en marcha?

El anterior Kuga era un coche comodísimo. Como le gusta a mi compañero Raúl que diga, una alfombra con ruedas. Pero es que este, además de conservar ese confort de marcha, mejora la estabilidad en curva, ya que el otro balanceaba más. Evita el típico bamboleo en curva que suele tener en vehículo tan alto. ¿Veredicto? Está preparado para tragar muchos km.

Los espejos me parecen perfectos, ya que son grandes y permiten verlo todo. Y las vibraciones del motor en el interior, aun siendo un diésel, son prácticamente inapreciables. Sí que creo que el aislamiento en cuanto al ruido de rodadura y del viento debería estar algo más trabajado. La dirección de este coche tiene una asistencia bastante acusada, lo que hace que maniobrar con él sea muy sencillo.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Esto hace que no transmita muchas sensaciones, pero para eso ya tenemos, por ejemplo, al Ford Fiesta ST (prueba). Y el cambio de marchas está a un nivel muy alto. Se sitúa por encima al de casi todos los SUV que he probado y que no tengan un planteamiento deportivo. Creo que solo el de la prueba del Seat Ateca puede equiparársele. Su guiado es estupendo y las inserciones están marcadas. Además, la relación de las marchas no es ni corta, ni larga. Está en su punto.

Seguro que has visto alguna prueba del Ford Kuga 2021, pero es más que posible que haya sido del híbrido enchufable. Es una opción muy buena, pero si tienes pensado recorrer largas distancias esta resulta la alternativa perfecta. Es diésel y micro híbrido. Y por supuesto, con etiqueta ECO y todas las ventajas que ello implica. Aunque eso condiciona que el freno tenga un recorrido muy corto y que se note la retención en las deceleraciones, pero eso es algo a lo que te acostumbras en 5 minutos.

Se trata de un bloque EcoBlue de dos litros. Tiene 150 CV de potencia y un par motor máximo de 370 Nm. Hay fuerza de sobra, pues acelera de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y alcanza los 194 km/h. Pero es que encima traga muy poco. Homologa una media de 5,1 l/100 km y la realidad es que es difícil que pase de 6,5 o 7 litros en modo Sport.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Los modos de conducción se dividen en cinco, y cada uno de ellos modifica ligeramente la respuesta del acelerador, así como el tacto del cambio y de la dirección. Y sus cotas offroad, a pesar de que esta versión es 4x4, no son nada malas, con 18 cm de altura libre al suelo. Es curioso, porque esa altura libre al suelo cambia en función del acabado. En los ST-Line son estos 18 cm, pero en los Titanium es de 19, y en el híbrido enchufable de 16.

Por otro lado, el ángulo de ataque es de 18 grados, y el de salida es de 22,6. Cabe destacar igualmente la tecnología. El Ford Kuga diésel de esta prueba cuenta con Head-Up Display, sensores de ángulo muerto, avisador de colisión frontal, varias cámaras, sistema de aparcamiento automático, sensores de aparcamiento con radar de proximidad, control de crucero adaptativo, faros de LED… Una maravilla.

Motores, acabados y precio del Ford Kuga

El Ford Kuga se comercializa con un buen ramillete de acabados y motores para elegir el que más te convenga. En gasolina tienes un 1.5 EcoBoost de 120 o de 150 CV. Mientras tanto, los diésel pasan por un 1.5 EcoBlue de 120 CV, o este 2.0 con hibridación ligera, con 150 CV, y otro más potente, con 190 CV pero sin micro hibridación. Además, está el híbrido enchufable, con 250 CV.

Prueba del Ford Kuga 2021 diésel

Por otro lado, los niveles de equipamiento se dividen en Titanium, ST-Line y ST-Line X, y desde el Titanium viene con un montón de equipamiento de serie. Para terminar, sus precios comienzan en unos 23.500 euros, aunque una unidad como esta sale por más o menos 28.000 euros.

Conclusión de la prueba del Ford Kuga 2021 diésel micro híbrido

Como en todo buen SUV compacto que se precio, mi opinión del Ford Kuga diésel es que bien puede ser el coche familiar de casi cualquier familia, valga la redundancia. Se trata de un vehículo que resulta muy cómodo en marcha, pero que también viene a tope de tecnología. Y lo que es más importante: cuenta con un espacio superlativo tanto en el maletero como especialmente en las plazas traseras. Por lo tanto, la vida a bordo es de sobresaliente.

Además, con esta mecánica gasta muy poco. Al menos, en esta prueba del Ford Kuga 2021 diésel micro híbrido el consumo de combustible ha sido de risa. Cuenta con varios modos de conducción en función de lo que necesites, aunque como ya he dicho prima el confort. Por último, la calidad de fabricación ha subido notablemente y hace que la línea entre generalista y premium esté cada vez más difuminada para este modelo.

Nota HolyCars: 8.

Ficha técnica

  • Medidas (largo/ancho/alto): 4.614/1.883/1.661 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 5.
  • Maletero: 475/645 litros.
  • Peso: 1.680 kg.
  • Combustible: diésel microhíbrido.
  • Motor: 1.995 cc.
  • Potencia: 150 CV.
  • Par motor máximo: 370 Nm.
  • Cambio de marchas: manual de seis velocidades.
  • 0 a 100 km/h: 9.6 segundos.
  • Velocidad máxima: 194 km/h.
  • Consumo de combustible en ciclo combinado: 5,1 l/100km.

Galería de imágenes