Saltar al contenido

Prueba del Ford Explorer híbrido 2021: ¡listo para conquistar!

¿Quién podría imaginar una aceleración de infarto en semejante autobús?

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

El empuje que he experimentado llevando a cabo la prueba del Ford Explorer híbrido 2021 es una de las cosas más locas que me han pasado en lo que va de año. No tengo dudas. Ni tampoco que entra de cabeza en la lista de los mejores coches de siete plazas. ¡Menudo mastodonte! Un coche que podría chirriar en el mercado europeo por su tamaño, pero que si lo piensas fríamente tiene todo el sentido del mundo. Y en este análisis del Ford Explorer te explico por qué.Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

No obstante, puedo hacerte un resumen. Se trata de un vehículo que cuenta con absolutamente todo. ¿Espacio? De sobra. ¿Equipamiento? Hasta los topes. ¿Etiqueta 0? Ahí la tienes, en su parabrisas. ¿Potencia? Bueno, lo de la potencia es caso aparte. Es un torrente. La guinda que hace que mi opinión del Ford Explorer 2021 pase de estupenda a maravillosa. De notable alto a sobresaliente. Vamos allá.

Prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Un aspecto abrumador

El diseño frontal del Ford Explorer está marcado por una parrilla de grandes dimensiones y unos faros pegados a la misma en los extremos laterales. Cuenta con unas líneas muy marcadas en zonas como los paragolpes y el capó, y dispone de un detalle muy característico, como es que la denominación del modelo se sitúe en el propio capó. Además, añade, por supuesto, protecciones plásticas en los bajos, como buen SUV que es.

En cualquier caso, este coche es enorme y te lo hace saber al primer golpe de vista. No en vano, mide 5,06 m de longitud, por 2 de ancho y 1,78 de alto, y su distancia entre ejes llega hasta los 3,03 m. Las llantas son de 20 pulgadas de serie y de nuevo me encuentro con el nombre del modelo, aunque esta vez está en las molduras plásticas inferiores.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Me parece curioso que en la zaga tenga unos faros tan pequeños en proporción, teniendo en cuenta el autobús que los monta. Aun así, son bonitos, y me gusta mucho el diseño de la luneta trasera, que se extiende, al menos visualmente, por los laterales, creando cierta sensación de techo flotante. Además, los escapes están a la vista, minipunto para Ford. Y en cuanto a sus líneas, pues más de lo mismo: respira robustez por los cuatro costados.

Habitáculo bien hecho… y espacioso

Una vez dentro, Ford deja claro que este coche está a otro nivel. Quiere luchar con los premium desde un primer momento. Para empezar, los asientos: son comodísimos, van tapizados en un cuero de mucha calidad y cuentan con 10 tipos de regulaciones, todas eléctricas. Como las del volante. En otras ocasiones he comentado ya algo sobre lo que me gusta el volante de los Ford.

Están muy bien hechos, con unos cuantos botones para controlar las funciones principales, pero sobre todo con un aro que tiene el grosor, el diámetro y el mullido perfecto. Y delante suya está la instrumentación, que es digital y configurable y se plasma sobre una pantalla de 12,3 pulgadas. Cambia en función del modo de conducción seleccionado a través de una ruleta que hay delante del reposabrazos central.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Se puede elegir entre Remolque, Eco, Normal, Sport, Pista, Resbaladizo y Nieve/Arena Profunda. Justo al lado de esta ruleta están los botones para gestionar el sistema eléctrico, que son cuatro. EV Auto, con el que el coche se encarga de decidir, EV Now, para usar sí o sí el motor eléctrico, EV later, para dejar la carga eléctrica para después, y EV Charge, para que el propulsor de combustión cargue la batería.

Y como a Ford le encantan los selectores giratorios, también ha metido uno en el cambio de marchas. Que también tiene levas tras el volante, por cierto. Mientras tanto, en la consola central cuenta con una pantalla táctil multimedia de 10,1 pulgadas con conectividad total. No solo es intuitiva y se ve bien, sino que responde a las órdenes táctiles de una manera fugaz. Es muy rápida.

La disposición es vertical, y no voy a negar que es raro. No malo, simplemente raro. Porque para funciones como el navegador viene genial, por ejemplo. Eso sí, sobresale mucho del salpicadero lo cual no me gusta demasiado. Y bajo ella hay mandos físicos para climatización y el maravilloso sistema de audio Bang & Olufsen con 980 Watios, 14 altavoces y subwoofer. De nuevo minipunto para la firma americana.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Como podrás imaginar, huecos no faltan en absoluto y nos encontramos los típicos de siempre, con espacio en las puertas, delante del cambio de marchas, portavasos, una guantera enorme… Y para terminar con el interior delante, las calidades. A todos los materiales se les nota bien hechos, con un tacto gomoso y tapizado en otras ocasiones. Ahora bien, me gustaría que los ajustes tuvieran un puntito más de solidez, tampoco están nada mal.

Detrás, casi podrías camperizarlo

La apertura de la puerta para acceder a las plazas traseras es sencillamente enorme, así como el hueco para entrar. El piso está un poco alto, pero una agarradera anclada al interior del pilar B te ayuda a entrar. El espacio es superlativo, e incluso tres adultos podrían ir cómodos gracias a su anchura. A modo de curiosidad, las salidas de climatización laterales se sitúan en el techo. Y por cierto, la banqueta es reclinable.

También hay salidas de climatización, una toma de enchufe y dos puertos USB, de tipo C y uno normal. En las dos plazas de la tercera fila de asientos caben dos adultos sin problemas, aunque el espacio no es tanto como en la segunda fila. Para acceder a las mismas no tienes que ser contorsionista, pero estamos en las mismas: no es tan fácil como acceder a los asientos que tiene delante. Y el maletero es grandísimo, con 240, 635 o 2.274 litros, en función de si la configuración interior es de 7, 5 o 2 plazas, respectivamente.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Prueba del Ford Explorer híbrido 2021: ¡a conducirlo!

Al volante del Ford Explorer solo te falta un sombrero de vaquero y decir ‘yiiiiiha’ mientras suena un banjo. ¿De verdad quieres que te diga mi primera impresión? Te sientes como un conquistador, capaz de meterte en cualquier sitio e imponer tu ley. Creo que eso es algo muy bueno para un todoterreno. Gran parte de culpa la tienen, por supuesto, sus dimensiones.

Otra gran fuente de poder es su sistema de propulsión, formado por un motor de gasolina V6 de 3,0 litros y 363 CV y por otro eléctrico de 102. Conjuntamente entregan 457 CV y, atención, 825 Nm de par motor máximo. La patada que da nada más rozar el acelerador es una demostración de solvencia total y absoluta. Porque su roza las dos tonelada y media.

Con este chispazo eléctrico unido a una mecánica de combustión bastante grande para los tiempos que corren, acelera de 0 a 100 km/h en 6 segundos exactos y alcanza los 230 km/h de velocidad punta. A su vez, el consumo medio homologado es de 3,1 l/100km según el ciclo WLTP. Como podrás imaginar, esta cifra hay que cogerla con pinzas. Eso implica los primeros 100 km con su batería de 13,6 kWh recargada a tope.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

De esta manera brinda una autonomía de 42 km en modo puramente eléctrico, gracias a lo cual obtiene la etiqueta 0 de la DGT. Pero a lo que iba, el consumo de combustible con la batería llena sí que puede rondar los 4 l/100km, pero sin ella se mueve ligeramente por encima de los 10. Ojo, porque siendo justos me parece un dato buenísimo teniendo en cuenta sus características.

A propósito de la autonomía eléctrica, se queda en unos 35 km reales. Al ser un vehículo tan pesado aprovecha muy bien la energía regenerativa y se recarga rápido, pero también vuela pisando el acelerador. Así que lo comido por lo servido. Y recargarla en un enchufe normal de casa te llevará algo más de 5 horas. La transmisión es automática de convertidor de par y tiene 10 relaciones.

La gestión automática es impecable y resulta no solo cómoda, sino rápida. Porque sí, si algo es este coche es cómodo. Sirve para devorar kilómetros y su suspensión filtra todo lo que se encuentra en el asfalto con muy buenas maneras. La dirección la he encontrado algo pesada, pero eso hace que transmita más que la mayoría de coches comparables, que por otro lado, no son muchos.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Además, la puesta a punto del chasis es tan buena como en el resto de los Ford actuales, con cierto toque de dinamismo… siempre que seamos conscientes del autobús que tenemos entre manos. Podría decirse que pese a su tonelaje no balancea en exceso en las curvas, algo a lo que ayuda la baja posición de sus baterías, que le hacen ganar en estabilidad.

Para terminar, sus cotas offroad, que destacan especialmente y hacen que, como dije al principio del apartado de conducción, puedas conquistar cualquier terreno. Más de 20 cm de altura libre con respecto al suelo, 20,2 grados de ángulo de entrada y 21 de salida. No está nada mal. ¡Ah! Un último apunte: el sistema prioriza la propulsión trasera, pero conecta el eje delantero en caso de ser necesario en tan solo 10 milisegundos.

Motor y precio del Ford Explorer

El precio del Ford Explorer parte de aproximadamente 70.500 euros, según el configurador web de la marca americana. Solamente está disponible con este sistema de propulsión híbrido enchufable de más de 450 CV, tracción a las cuatro ruedas y cambio automático. Además, el único acabado a elegir es este aparentemente deportivo ST-Line, que viene hasta arriba de equipamiento de serie.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

 

Así, entre otros elementos, su dotación inicial añade asientos calefactables con regulación eléctrica, sistema de audio Bang & Olufsen, llantas de aleación de 20 pulgadas, siete plazas, instrumentación digital configurable, pantalla táctil multimedia de 10,1 pulgadas con conectividad total, cargador inalámbrico para teléfonos móviles, acceso Wi-Fi para 10 dispositivos como máximo… y así podría seguir varias horas.

Conclusión de la prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Al terminar esta prueba del Ford Explorer híbrido 2021, la conclusión a la que llego va hacia el mismo lugar que lo que te comenté al principio de la misma. Es un coche que vale para todo. Bueno, para todo no: no te vas a ir de tramo con él al circuito (aunque mucho ojo, porque en una carrera de aceleración…). Sin embargo, el resto de facetas que se le pide a un vehículo cumple de manera sobrada. Es apabullante, incluso hasta diría que abrumador.

prueba del Ford Explorer híbrido 2021

Estoy seguro de que las opiniones del Ford Explorer cambiarían en la cabeza de mucha gente si se decidiese a probarlo. La ‘marquitis’ desaparecería bien pronto. Es un modelo muy espacioso, cómodo y refinado. Ahora bien, como le pegues un pisotón al acelerador te deja pegado al asiento. Además, viene hasta arriba de equipamiento y su consumo es ridículo para su peso y su potencia. ¿El único requisito necesario? Tener un enchufe a mano.

Nota HolyCars: 9.

Ficha técnica

  • Medidas (largo/ancho/alto): 5.062/2.004/1.778 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 7.
  • Maletero: 635 litros.
  • Peso: 2.466 kg.
  • Combustible: híbrido enchufable de gasolina.
  • Motor: 2.956 cc y otro eléctrico.
  • Potencia: 457 CV.
  • Par motor máximo: 825 Nm.
  • Autonomía eléctrica: 42 km.
  • Capacidad de la batería: 13,6 kWh.
  • Cambio de marchas: automático de diez velocidades.
  • 0 a 100 km/h: 6,0 segundos.
  • Velocidad máxima: 230 km/h.
  • Consumo de combustible en ciclo combinado: 3,1 l/100km.

Galería de imágenes