Saltar al contenido

Prueba del BMW iX xDrive40 2022: la revolución

Es lo más parecido a una nave espacial que puedes comprar en este momento.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Antes de comenzar con esta prueba del BMW iX xDrive40 2022 ya sé que estoy ante un coche revolucionario. Tan solo hay que verlo. No obstante, quizá no debería decir un coche. A lo mejor sería más correcto decir un gadget con ruedas, y muy potente. La cuestión es que promete ser uno de los mejores coches eléctricos a la venta en nuestro país a lo largo de los próximos años. Ingredientes tiene para ello, y te los voy a contar todos en este artículo.Un artículo en el que expreso mis opiniones del BMW iX de una manera clara y lo más descriptiva posible, para que sientas que tú también te has montado en él y lo has conducido. De todas formas, sí que te puedo adelantar que el nuevo SAV (de Sport Activity Vehicle) de Múnich impresiona en todos los sentidos en cuanto estás frente a él. Porque amigo, una cosa es verlo en foto… y otra muy diferente hacerlo en persona.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Impresiona desde el primer momento

Sin duda, el diseño es la parte en la que más llama la atención este iX. Al menos a primera vista. Cuenta con una parrilla completamente cerrada, pero con dos riñones enormes. Como los de la unidad de nuestra prueba del BMW Serie 4. Además, la forma de los paragolpes es muy angulosa, lo que le aporta cierto nivel de músculo. En la zona lateral incluso llega a fusionarse con los pasos de rueda. Y otro aspecto que destaca sobremanera son los faros, muy finos y con una nueva firma luminosa LED.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Por medidas es un coche grande, muy grande. Mide 4,95 m de longitud, dato que llama mucho la atención. Pero todavía lo hacen más sus 1,97 m de anchura o su batalla, de 3 m exactos. Por otro lado, la altura llega hasta el metro 70. Y en cuanto a las llantas, son, evidentemente, aerodinámicas, y pueden contar con un tamaño de entre 20 y 22 pulgadas. Por su parte, la zaga vuelve a impresionar por diseño.

Personalmente, es la parte del coche que más me gusta en cuanto a aspecto. Créeme que este es un coche que cambia mucho de verlo en foto a hacerlo en persona. En el pilar C hay un detalle que hace que haya cierta sensación de flotabilidad en el techo, y las formas vuelven a ser muy robustas. Sin embargo, el coeficiente aerodinámico es de récord: tan solo 0,25 Cx. Por último, el símbolo de la marca está rodeado del color azul, lo que da el chivatazo de que estamos ante un eléctrico.

Un interior de nave espacial

Por dentro, lo primero en lo que te fijas es en sus dos pantallas. Se trata del BMW Curve Display, una unión de superficies que llega hasta las 27 pulgadas y que está dividida en las mencionadas dos pantallas. Por supuesto, la que hay tras el volante, relativa a la instrumentación, es totalmente configurable. Y la que se encarga de gestionar el sistema de infoentretenimiento está gestionada por un ordenador potentísimo, rapidísimo y con unos gráficos increíbles.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Me gusta mucho el control gestual, y también dispone de un muy buen reconocimiento de voz. Eso sí, en la consola central hay cero botones, o casi. Minimalismo total, pero me gusta muchísimo que sí que conserve algunos en la zona en la que se ubica el cambio de marchas, que es de tipo pestaña, y el botón de arranque. La calidad de fabricación es espectacular, propia de un coche de lujo. Tanto por materiales como por ajustes. Además, el espacio que hay en la cabina resulta sobresaliente: es diáfano y cuenta con un montón de grandes huecos.

En cuanto a los asientos, son comodísimos y el cuero es de mucha calidad. Tienen regulación eléctrica a través de unos mandos situados en la puerta y son calefactables de serie. Ahora bien, en opción se pueden elegir funciones como la ventilación y el masaje. Y el volante tiene forma hexagonal. Está inspirado en competición, y no es solo que tenga un tacto excelente, sino que resulta ergonómico. No soy yo precisamente de volantes no-redondos, pero…

Lo más curioso de todo es que el aspecto de toda la consola central es nuevo, diferente a lo visto en cualquier BMW hasta la fecha. Las formas, el diseño e incluso los propios materiales utilizados. No en vano, la mayoría de los que utiliza son reciclados, como plástico de red de pesca, o naturales, como cuero curtido con extracto de hoja de olivo. Además, me llama muchísimo la atención el hecho de que tenga ciertas molduras en un color completamente diferente al de la tónica principal.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Otras cosas que no puedo dejar pasar son curiosidades que no vas a encontrar en prácticamente ningún coche, como la apertura de la puerta a través de un botón. Tranquilo, tiene un tirador por si te quedas sin batería, así que no te vas a quedar atrapado en tu propio coche. O el aclarado u oscurecimiento del techo panorámico, que se hace de manera electrónica (y no física), a través de unas partículas integradas en el vidrio que lo opacan.

Plazas traseras y maletero del BMW iX: ¡tremendo!

Las plazas traseras y el maletero del BMW iX también son dignos de resaltar. La distancia entre ejes es enorme, y hace que tres personas puedan ir cómodas. Porque el asiento central es cómodo, va bien por anchura y no cuenta con túnel de transmisión. Un puntazo. Además, hay cuatro puertos USB tipo C, dos en cada respaldo. Lo mejor es que el maletero también es realmente grande, con una capacidad de 500 litros que aumentan hasta los 1.750 en caso de abatir la fila posterior.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022: al volante

En conducción resulta, como cualquier eléctrico, un coche curioso. No suena nada. Además, la firma de Múnich se ha tomado muy en serio la insonorización del BMW iX xDrive40 de esta prueba. No solo es silencioso por motor, sino también por rodadura o viento. Y tiene un gran empaque, fruto, en gran parte, de un peso mayúsculo: casi dos toneladas y media. Agüita. Aun así, lo que digo. Sensaciones premium, también en marcha.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Toda la gama incluye tracción a las cuatro ruedas de serie, lo cual le aporta agilidad y seguridad. Y como cuenta con dos motores, uno en el eje delantero y otro en el trasero, el reparto de pesos mejora. En este caso son 326 CV de potencia y 424 km de autonomía, dato que no hemos podido comprobar a fondo, así como los menos de 20 kWh/100km de consumo medio de electricidad, dado que la prueba ha sido limitada a unas pocas horas.

Sin embargo, lo que sí te puedo asegurar es que el coche empuja, y mucho. No en vano sus 630 Nm de par motor máximo hacen de las suyas en cuanto a prestaciones. Acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 6,1 segundos, lo que, a mi modo de ver, tiene mucho mérito teniendo en cuenta su peso. Además, en el paso por curva es cierto que balancea al tener un alto centro de gravedad, pero no me resulta demasiado acusado.

Destacar igualmente el arsenal de ayudas a la conducción con el que cuenta. Porque más allá de las que conocemos todos (control de crucero adaptativo con limitador de velocidad, asistente de frenada automática de emergencia…), hay un sistema de lo más curioso: recuerda los últimos 50 m recorridos por el vehículo para que, en caso de que entres en pánico, el coche pueda retroceder en sus pasos por él mismo. De manera autónoma.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Motores, acabados y precio del BMW iX

El precio del BMW iX arranca en 87.150 euros. En este momento hay dos versiones disponibles: el xDrive40, con 326 CV de potencia y una autonomía homologada de hasta 425 km; y el xDrive50, con una potencia de 523 CV y hasta 630 km de autonomía entre recargas según el ciclo WLTP. Por supuesto, todos homologan 0 emisiones y obtienen la etiqueta 0 de la DGT, e incluyen un cambio automático y un sistema de tracción total. Próximamente, no obstante, llegará una nueva versión, más deportiva y llamada iX M60, con 600 CV de potencia y una tracción a las cuatro ruedas mejorada en cuanto a dinamismo.

Conclusión de la prueba del BMW iX xDrive40 2022

Si me preguntasen que qué extraigo de la prueba del BMW iX xDrive40 2022 después de meterle mano, diría que me ha parecido un muy buen coche en términos generales. Bien es verdad que para lo que cuesta, debe serlo. Pero no es menos cierto que hay por ahí algún rival americano (Tesla, ejem) que no cuenta con la calidad de fabricación del modelo alemán. Ni con su tecnología funcional y de seguridad, como lo de recordar los últimos 50 m para dar marcha atrás él solo.

Prueba del BMW iX xDrive40 2022

Y como no estoy aquí para presuponer cosas, te diré que he terminado este análisis del BMW iX con una sensación mucho mejor que la que tenía antes de ponerme a sus mandos. El diseño es muy personal, pero es innegable que se trata de un vehículo con una autonomía muy competente, con un nivel tecnológico que hasta abruma, con potencia suficiente para afrontar cualquier tipo de situación y, sobre todo, con un espacio impresionante. Bien hecho, BMW.

Nota HolyCars: 9.

Ficha técnica del BMW iX

  • Medidas (largo/ancho/alto): 4.953/1.967/1.695 mm.
  • Puertas: 5.
  • Plazas: 5.
  • Maletero: 500 litros.
  • Peso: 2.440 kg.
  • Combustible: eléctrico.
  • Motor: dos eléctricos en posición transversal, uno en el eje delantero y otro en el trasero.
  • Potencia: 326 CV.
  • Par motor máximo: 630 Nm.
  • Capacidad de la batería: 76,6 kWh.
  • Autonomía eléctrica: 424 km
  • Potencia máxima de carga: 200 kW.
  • Cambio de marchas: automático.
  • 0 a 100 km/h: 6,1 segundos.
  • Velocidad máxima: 200 km/h.
  • Consumo de electricidad en ciclo combinado: 19,4 kWh/100km.

Galería de imágenes del BMW iX