Saltar al contenido

Los 7 deportivos más feos de la historia: ¡rápidos y horrorosos!

Mucho mejor escucharlos que mirarlos.

Deportivos más feos

Hoy os traigo una lista con los 7 deportivos más feos de la historia. Y es que todos soñamos alguna vez con tener un deportivo, esos coches que nuestra mente asocia con la imagen de alguno de los mejores Ferrari de la historia o con alguna otra mítica marca. Lo que está claro es que ninguno de los componentes de esta lista de «feos» pasará a la historia por ser el sueño de nadie. O sí, porque si hay algo sobre lo que no hay nada escrito es sobre gustos.

Suscríbete al canal de YouTube de HolyCars

Estos coches seguro que pretendían provocar en los potenciales compradores sensaciones totalmente opuestas a las finalmente provocadas. No sabemos muy bien qué sucedió, pero parece claro que los diseñadores no estuvieron muy acertados en lo que a estética se refiere. Y es que a veces la línea entre lo bello y lo feo es muy estrecha. Así que vamos a ello, os voy a mostrar mi lista de los 7 coches deportivos más feos.

Los 7 deportivos más feos de la historia

Mitsuoka Orochi

Este «bicho» japonés fue diseñado y construido por Mitsuoka Motors en 2001. Recibió actualizaciones en 2003 y 2005 para finalmente ponerse a la venta a finales de 2006. Toma su nombre del mítico dragón japonés de ocho cabezas Yamata no Orochi, que sirvió como inspiración en el diseño. Hay que reconocer que en este caso la inspiración no ha dado los mejores frutos posibles.

Deportivos más feos

El deportivo japonés, cuya producción se limitó a 400 unidades, monta un motor V6 de 3.3 litros que rinde 236 CV. No era todo lo rápido que se esperaba de él. Si a esto le unimos su aspecto, hacen que el que es uno de los deportivos más feos fuera machacado por el periodismo del motor. Algunas unidades se vendieron por casi 145.000 euros. Una locura para un coche como este.

Lamborghini Veneno

El Lamborghini Veneno es considerado uno de los mejores Lamborghini de la historia, pero no se parece en nada a lo que estamos acostumbrados a ver en la marca italiana. Es un superdeportivo, está claro, pero despierta mucha controversia. Es un deportivo feo, pero especial. En este caso, aun reconociendo que es feo, hay algo que me hace contemplarlo una y otra vez. Pero bueno, estamos hablando de feos, ¿no? Pues lo es.

Deportivos más feos

Con una estética recargada y llena de pliegues, el Lamborghini Veneno no es elegante, es feo. ¿Lo había dicho? Este superdeportivo sí tiene algo bonito, y mucho. Me refiero a su motor V12 de 6.5 litros que rinde 750 CV y suena de una manera celestial. Este italiano acelera de 0 a 100 km(h en sólo 2,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 355 kkm/h. ¿A que ahora lo ves más bonito?

Mosler Raptor

El fabricante estadounidense Mosler Automotive creó uno de los deportivos más feos de la lista, que encima resultó ser una decepción. Esta especie de barqueta de subidas de montaña equipa un motor V8 de 6.2 litros que rinde 446 CV y está fabricado con kevlar, fibra de carbono y plástico con fibra de vidrio. Fue presentado por Richard Owen en 1993 y aceleraba de 0 a 100 mph en 9,2 segundos.

Deportivos más feos

En el interior el volante del Raptor provenía de una Chrysler Minivan, mientras que el resto de los indicadores eran personalizados. Creo que no es de extrañar que un deportivo con un aspecto tan feo, un uso bastante limitado y un precio de 160.000 euros fuese un auténtico fracaso.

Covini C6W

No sé ni por donde empezar. Personalmente diría que es una aberración automovilística, pero puede que alguien no lo vea como yo. Construido y diseñado en Italia, este deportivo tan feo equipa un motor V8 de 4.2 litros que rinde más de 500 CV, lo que lo convierte en un coche muy rápido. Seguro que si lo miras lo primero que te llamará la atención es que el italiano tiene ¡6 ruedas!

Deportivos más feos

Esta controvertida decisión de diseño tenía un motivo. El fabricante creía que equipar al coche con un par adicional de ruedas mejoraría el agarre y la capacidad de frenado. Lo que creo que no valoró fue que esta decisión catapultaría su Covini C6W a la parte alta de la tabla de los deportivos más feos de la historia.

Weber Faster One

Este supercoche suizo es la clara demostración de que lo caro no va unido necesariamente a la belleza. Su fabricante, Weber Sportcar, ha logrado construir un coche que tiene tanto de feo como de rápido. Es uno de los más rápidos jamás construido. Es una bala que monta un motor V8 de 7.0 litros que rinde la destacable cifra de 900 CV. Este monstruo (nunca mejor dicho) alcanza los 100 km/h en tan solo 2,5 segundos.

Deportivos más feos

Gracias a su bajo peso de tan solo 1.000 kg y con un reparto 50:50 perfecto, las prestaciones son espectaculares. Puede alcanzar una velocidad máxima de 420 km/h y poner el marcador en 300 km/h solo nos llevará 16,2 segundos. Si sólo buscas prestaciones y exclusividad y tienes el más de un millón de euros que cuesta, es una opción para ti. Si la estética es importante, posiblemente te hayas dado cuenta que no estáis hechos el uno para el otro.

Panoz Esperante GTR-1

Aquí tenemos uno de los deportivos más feos de la historia, pero que tiene una gran historia detrás. Un Gran Turismo extravagante con un enorme motor delantero que llegó a competir en el campeonato FIA GT, en las 24 horas de Le Mans y en el campeonato europeo y americano de Sports Cars y Prototipos, el ELMS y ALMS. Como casi todos los vehículos de la lista, el Esperante era feo y rápido.

Deportivos más feos

Este deportivo contaba con un motor delantero V8 de 6.0 litros colocado detrás del eje, lo que a efectos prácticos lo convertía en coche con motor central por la repartición de peso. Generaba una potencia de 600 CV y 678 Nm de par que se transmitían al eje trasero mediante una caja de cambios de 6 velocidades firmada por XTrac. El feo deportivo consiguió victorias en Road Atlanta, Watkins Glen, Sonoma y Laguna Seca.

Salica GT

El último coche de la lista de deportivos más feos de la historia es el Salica GT. Un superdeportivo independiente inglés con una estética cuanto menos discutible. En mi opinión es muy feo, parece que lleva piezas que no son de este coche. Hay dos versiones, ambas con un motor V6 de 3.5 litros. Una sobrealimentada que rinde 500 CV y una sin turbo que se queda en los nada despreciables 400 CV.

Deportivos más feos

El inglés, con un chasis de fibra de carbono, sólo pesa 1.025 kg y es capaz de alcanzar los 100 km/h en tan solo 3,2 segundos. Su velocidad máxima es de 304 km/h en la versión turboalimentada. Su feo diseño está pensado para conseguir la mayor eficiencia aerodinámica. Tiene techo duro opcional y ofrece la posibilidad de montar el volante a la izquierda o la derecha, una acción que puede realizar el propietario mediante un kit o directamente cambiarlo en fábrica.

Otros artículos que te interesan